....."… - Voy a cumplir cien años, y he visto cambiar todo, hasta la posición de los astros en el universo, pero todavía no he visto cambiar nada en este país –decía- . Aquí se hacen nuevas constituciones, nuevas leyes, nuevas guerras cada tres meses, pero seguimos en la Colonia …"


miércoles, 19 de agosto de 2009

Basta.

. 
¿Sentiste alguna vez lo que es tener el corazón roto?, ¿Sentiste a los asuntos pendientes volver, hasta volverte muy loco?

Y hoy, que enloquecido vuelvo, buscando tu querer, no queda mas que viento.

¿Qué haré cuando te busque en la clase, y mi eco me responda al llamarte?

Amo tanto, tanto la vida, que de ti me enamoré, y ahora espero impaciente ver contigo amanecer. Si se acaba este milagro, si se consume mi voz, si me das un último portazo, ¿en qué calle moriré yo?

Si resulta que si, si podrás entender, lo que me pasa a mí esta noche: ella no va a volver y la pena me empieza a crecer, adentro.

Ella le había dejado, nos explicó sereno, y había decidido considerarla muerta, y brindar por su olvido y su descanso eterno, y celebrar su entierro de taberna en taberna.

Perdida la calma, se pone muy serio, cunde el pánico y le invade un horrible miedo. Su boca cobarde pronuncia: "Te quiero. No te vayas nunca, no te vayas lejos".


Aturdido y abrumado por la duda de los celos, se ve triste en la cantina un bohemio ya sin fe. Con los nervios destrozados y llorando sin remedio, como un loco atormentado por la ingrata que se fue.

Ana, te veo y me declaro culpable de desear tu presencia más que desear la paz.

Puse precio a mi libertad y nadie quiso pagarlo.

No puedo dormir con esas lágrimas goteando encima de mí.

Porque si, porque si, porque si… porque mientras espero, por ti me muero.

Y la vida me parece una fiesta a la que nadie se ha molestado en invitarme. De un tiempo a esta parte me cuesta tanto, tanto, tanto, no amarte.

No quiero llorar, no puedo llorar, no quiero llamar, no quiero pensar. Y lo único que hago es pensarte todo el día.

Rendido, empapado en alcohol y en su ausencia, sangrando la herida que ha abierto esta espera, gritando: "¿Dónde estás, rubia? Regresa".

Siempre supe que sin usted no podría sobrevivir, es más hambre que hambre, más sed que la sed peor.

No hago otra cosa que pensar en ti, y no se me ocurre nada.

Aquellos besos que ya no vuelven convierten mi vida en algo raro. Tus besos eran mi único faro, mi única luz.

No pienso quedarme llorando para mendigar. Soy una bolsa de locura y rencor, no te quiero ni cruzar...

A las heridas, dejarlas vivir. A las amigas, tenerlas ahí.

Quiero emborrachar mi corazón, para apagar un loco amor, que más que amor es un sufrir...

Es tarde y sin ti no quiero… no quisiera quererte, pero cuanto te quiero.

.
.
.

.....................................................................................BASTA. (punto)


4 comentarios:

SebaS dijo...

Siempre es sano saber poner puntos finales, pero hay que tener cuidado que por tanto poner puntos no sean suspensivos...
Es sano desahogarse y es sano borrar y empezar la cuenta desde cero. Hay que recurrir a lo sano y no lo asno.

[ nada ] dijo...

No es ni borrar, ni empezar desde cero. Es dejar lo que está en donde está, y sin volver a empezar.
Me esforzaré en hacerlo. Espero, esta vez, poder mantenerlo.

Noo te quieroo. dijo...

wauu, hace no hace tanto que no charlamos, tantas cosas me perdì?
Intercambiamos roles... vos posteas cosas emo y yo de polìtica jajaja ahhhhhhhhhhy noelio noelio..

carmeloti dijo...

De tu culpas me embriago y tengo resacas impensables, yo prefiero quemarme en hogeras y seguir sintiendo que desear una paz que nos mata...