....."… - Voy a cumplir cien años, y he visto cambiar todo, hasta la posición de los astros en el universo, pero todavía no he visto cambiar nada en este país –decía- . Aquí se hacen nuevas constituciones, nuevas leyes, nuevas guerras cada tres meses, pero seguimos en la Colonia …"


domingo, 30 de mayo de 2010

La Peste

.
Desde este punto de vista, todos llegaron a vivir la ley de la peste, más eficaz cuanto más mediocre. Ni uno entre nosotros tenía grandes sentimientos. Pero todos experimentaban sentimientos monótonos. «Ya es hora de que esto termine», decían, porque en tiempo de peste es normal buscar el fin del sufrimiento colectivo y porque, de hecho, deseaban que terminase. Pero todo se decía sin el ardor ni la actitud de los primeros tiempos, se decía sólo con las pocas razones que nos quedaban todavía claras y que eran muy pobres. Al grande y furioso impulso de las primeras semanas había sucedido un decaimiento que hubiera sido erróneo tomar por resignación, pero que no dejaba de ser una especie de consentimiento provisional.Nuestros conciudadanos se habían puesto al compás de la peste, se habían adaptado, como se dice, porque no había medio de hacer otra cosa. Todavía tenían la actitud que se tiene ante la desgracia o el sufrimiento, pero ya no eran para ellos punzantes. El doctor Rieux consideraba que, justamente, esto era un desastre, porque el hábito de la desesperación es peor que la desesperación misma. Antes, los separados no eran tan infelices porque en su sufrimiento había un fuego que ahora ya se había extinguido. En el presente, se les veía en las esquinas, en los cafés o en casa de los amigos, plácidos y distraídos, con miradas tan llenas de tedio que, por culpa de ellos, toda la ciudad parecía una sala de espera. Los que tenían un oficio cumplían con él en el estilo mismo de la peste: meticulosamente y sin brillo. Todo el mundo era modesto. Por primera vez los separados hablaban del ausente si escrúpulos, no tenían inconvenientes en emplear el lenguaje de todos, en considerar su separación enfocándola como a las estadísticas de la epidemia. Hasta allí habían hurtado furiosamente su sufrimiento a la desgracia colectiva, pero ahora aceptaban la confusión. Sin memoria y sin esperanza, vivían instalados en el presente. A decir verdad, todo se volvía presente. La peste había quitado a todos la posibilidad de amor e incluso de amistad. Pues el amor exige un poco de porvenir y para nosotros no había ya mas que instantes.
.
La Peste....................................
Albert Camus....................



2 comentarios:

SebaS dijo...

Te copaste con el texto!

Esta bueno, me gusto, de todas maneras creo que necesito madurarlo un poco más. Me encantó la frase "con miradas tan llenas de tedio que, por culpa de ellos, toda la ciudad parecía una sala de espera".

carmeloti dijo...

Gracias por recordarme que ese existencialista, también es profeta y la peste se transforma y es tan camaleónica como la época y circunstancia que le rodee, pero lo que sigue permanente es las secuelas que produce en el humano...

A menudo me paseo por Madrid y veo esa apatía, ese tedio, esas ilusiones enterradas y soterradas, incluso precintadas por miedo a sentir.

Una generación incapacitada para sentir, está enferma, herida de muerte, no sueña, no crea fantasias, porque dejó de creer en la eternidad del amor y convierte el carpe diem en la peor de sus miserias, RUTINA / HASTIO / MISERIA.

El Mundo ha de medicarse, de ilusión, de ganas y de posibilidades.